Evaluación en Matemática

La evaluación es una parte central del proceso curricular, el cual se entiende como un proceso continuo de observación, monitoreo y el establecimiento de juicios sobre el estado de aprendizaje a partir de lo observado. En el proceso de evaluación están involucradas tres acciones: medición, evaluación y calificación.

  • Medir se puede realizar de muchos modos y con diferentes niveles de estructuración. Puede ser un proceso de clasificación, o de generación de categorías a partir de la observación o la comparación de comportamientos observables con categorías o escalas conocidas.
  • Evaluar supone la existencia de estándares o criterios para la población a la que pertenecen los y las estudiantes, con respecto a los cuales comparar los resultados de la medición y emitir un juicio acerca de la relación entre lo demostrado por el o la estudiante y el estándar o criterio seleccionado.
  • Calificar es expresar mediante un código (generalmente un número que indica una posición en una escala dada) el resultado de ese juicio.

El proceso de evaluación es parte constitutiva del proceso de enseñanza y aprendizaje, ya que es un proceso continuo que consiste en recoger información acerca de cómo se está produciendo el aprendizaje. Debe entregar al educador y al educando antecedentes objetivos acerca de cómo se produce dicho aprendizaje y qué aspectos de este no domina integralmente, y así regular y mejorar los aprendizajes de los y las estudiantes. Con los resultados obtenidos en las evaluaciones, se crea un plan de acción que permita mejorar los resultados obtenidos, a través de actividades remediales o de reforzamiento de los contenidos.

Es importante considerar que el proceso de evaluación de los aprendizajes busca determinar

  • el potencial de aprendizaje de los y las estudiantes,
  • la capacidad para resolver problemas,
  • la capacidad para comunicar lo aprendido,
  • conocer el tipo de razonamiento empleado,
  • identificar los conceptos que maneja,
  • los procedimientos que aplica y
  • la actitud presentada frente al problema a resolver,
  • además permite aproximarse al estado del pensamiento matemático de los y las estudiantes.

Para establecer desde dónde y cómo se ve el conocimiento matemático escolar, se parte desde una concepción en la cual se reconocen dos aspectos, el conceptual y el procedimental.

El conocimiento conceptual se refiere a una serie de informaciones conectadas entre sí mediante múltiples relaciones, que constituyen lo que se denomina estructura conceptual, donde los conceptos se unen o se relacionan, constituyendo conceptos de orden superior.
El conocimiento procedimental se refiere a la forma de actuación o de ejecución de tareas matemáticas que van más allá de la ejecución mecánica de algoritmos. En él se distinguen tres niveles:

  • Destrezas: en el campo de la matemática escolar se distinguen entre destrezas aritméticas, geométricas, métricas, gráficas y de representación.
  • Razonamiento en matemática: conjunto de argumentaciones y procesos asociados que se llevan a cabo para fundamentar una idea en función de unos datos o pr emisas y unas reglas de inferencia.
  • Estrategias: formas de responder a una determinada situación dentro de una estructura conceptual, implica tener una gran dosis de creatividad e imaginación.

Fuente: Santillana 6º básico 2010

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar